Noticias
27 de julio de 2017
Imanol Buisán, alumni ESDi, presenta sus collages en Espai Cavallers


Imanol BuisánHasta el 5 de setiembre, el alumni ESDi Imanol Buisán presentará su proyecto “12 meses 12 pautas” en la galería de arte Espai Cavallers, ubicada en Lleida, donde comparte espacio con otros jóvenes collageros como parte de la exposición “Collage 4Visions”.

 

A través de una creación por mes, Buisán concebía los meses como una unidad con reglas relacionadas al material, las formas, el formato, la temática o el color. “El mes de diciembre determiné que trabajaría con un formato más grande que el A3, que únicamente podía utilizar material recortado previamente  y que introduciría manchas de colores”, ejemplifica Buisán.

 

La cantidad de tiempo que el diseñador y collagero dedicó a este proyecto lo impulsó a adaptar el collage a su vida diaria, lo que permitió gestar “Fractal”, su nueva colección de collages para 2017. “Es importante que evolucione y necesito saber qué es importante en ese punto, así que consideré que el tiempo era clave en mi trabajo, por ello determiné que lo iba a deconstruir para volver a construirlo”, comenta Buisán, quien recientemente fue incluido en la web de arte Toombes.

 

Bajo ese concepto, Buisán buscó crear nuevas unidades de tiempo, ya no usando meses, sino conjuntos de días en los que realiza cierta actividad, como manejar una bicicleta, usar ciertos calcetines o el tiempo que le lleva comer una ensalada en el mediodía. Durante esos períodos, tiene un tiempo concreto para realizar el collage, como 5 minutos, 45 minutos o tres horas. “Así, arte y vida se mezclan, se confunden, permitiendo influenciar uno en el otro de manera forzada, ya que controlo las variables y puedo cambiarlas, pero en ocasiones debo hacer malabares con mi rutina y el collage”.

 

Imanol BuisánAdemás inaugurar recientemente la exposición con otros tres collageros, Buisán participó en la última edición del Festival Inspira, en el que, junto al profesor ESDi Toni Mañach, impartió un taller sobre el lenguaje del collage. “Cuando tengo un taller no me gusta dar material y un soporte y que la gente trabaje a su aire, pienso que has de crear algo que le obligue al asistente a pensar mientras crea. Siempre hay una idea de fondo, que te obliga a reflexionar más allá de tu experiencia como collagero. Cada uno suma su yo, su hacer su mochila, y eso es muy enriquecedor”.

 

Para Buisán, el camino del collage comenzó en 2014, tras una propuesta de Álvaro Sobrino, el director de Visual, para realizar un collage con un calendario de fotos vintage. “Me lo tomé como un reto y cada día empecé a realizarlo, hoy, cuatro años después continúo haciendo el collage diario, pero he direccionado el proyecto hacia algo más personal”.

 

“Lo principal e indiscutible del collage es el no control”, agrega Buisán, quien prefiere trabajar desde lo analógico del papel. “Estamos habituados a pensar que uno domina la herramienta y con ella puede crear o moldear a su gusto, pero es mentira, la herramienta y el lenguaje condicionan y en ello reside la belleza de esto. Con el collage esto es mucho más evidente: uno está trabajando todo el rato con elementos que no ha creado, y ello te fuerza a combinar, a destruir, a repensar cómo hacer, para así ir construyendo nuevos relatos que contradicen al original o no. Es importante este alejamiento de la planificación”.