Artículos
24 Marzo 2011
Un desarrollo más sólido y sostenible

Hace unos días, en una mesa redonda sobre las problemáticas de competir en el mundo global, reconociendo la importancia de extraer la máxima capacidad productiva a las herramientas tecnológicas, la necesidad de emplear con eficiencia las telecomunicaciones y las redes interactivas, el enorme potencial de las organizaciones en cuanto las personas adoptan roles pro-activos, etc ... Los cuatro ponentes coincidieron, casi a la vez, que la clave de bóveda que hace que las empresas se conviertan en referentes y líderes reside en el diseño, aquel diseño que permite acceder a los mercados con productos innovadores, sorprendentes y altamente seductores. Forma y contenido son el binomio clave que abre las puertas del éxito al enviar los valores de la empresa o la filosofía científica, técnica, social y económica que marca el ritmo de su progreso y el pulso de su compromiso. La afirmación construida conjuntamente sumando palabras y compartiendo convicciones, ocasionó que uno de los 4 ponentes nos hiciera descubrir al diseñador gráfico alemán Otl Aicher quien, junto con otros intelectuales, en 1953 fundó la Hochschule für Gestaltung, escuela que se convirtió en líder en formación del diseño inspirándose en los principios de la Bauhaus y trabajando simultáneamente docencia e investigación, aportando nuevas visiones y formas de trabajo en la comunicación visual, el diseño Industrial, y en el audiovisual o cine. La importancia del diseño la concretaba Aicher afirmando que el diseño "es la filosofía técnica y económica de toda empresa, y su imagen explicita su carácter y define su mentalidad" recordándonos a la vez que "El diseñador es el filósofo de la empresa, lo que, con independencia de su mentalidad la hace identificable en el mercado " Son los diseñadores con capacidad de diseñar productos que incorporan los avances técnicos y científicos los que hacen que una empresa destaque y sobrepase los competidores, y se abran las puertas de los beneficios potenciales de los mercados. Son los productos los que proyectan a la empresa con un mensaje coherente o identitario ya que son la esencia de la misma. Un rol, el del diseñador, complejo y determinado que requiere de profesionales con una sólida formación que les otorgue una gran capacidad de observación y análisis, una metodología de trabajo con rigor científico, un amplio conocimiento en cuanto las técnicas de trabajo en equipos plurales e integradores, y con sólidas convicciones de generar y aplicar conocimientos en sus productos. Sin duda los diseñadores y su formación presentan todos los requisitos que define la formación universitaria de rigor, aquella que combina simbióticamente investigación, docencia y aprendizaje. La formación que requiere el progreso económico y social de todo país. Por eso estamos de enhorabuena, ya que el próximo curso ESDi se graduarán los primeros diseñadores con grado oficial y nos aportarán más fuerza al progreso, y abrirán el camino de la investigación que vertebra el futuro, consecuentemente un desarrollo más sólido y sostenible Antoni Garrell i Guiu Director General Fundación para ESDi.