Artículos
03 Mayo 2010
Téxtil: Un futuro prometedor

Analizaremos las informaciones del CITYC relativas a 2009, que indican que la producción textil española se redujo un 17,9%, que se cerraron más de 500 empresas y que se destruyeron 20 mil puestos de trabajo. Datos que incrementan las voces críticas al futuro del textil. Voces no informadas, ya que creer que el textil es un sector sin futuro es ignorar la realidad. El textil de confección es un sector clave de futuro, tanto por sus productos que destacan en los mercado por su calidad y diseño, como por su experiencia a la hora de adaptarse a los cambios y por las inversiones efectuadas en R+D+I. El sector hace más de una década que incorpora los cambios tecnológicos que mejoran la productividad, investigando, asumiendo las variaciones de los mercados y costes productivos, y afrontando la invasión de productos a precios bajos. Adaptándose, en definitiva, los nuevos escenarios abiertos en 2005 con la entrada en vigor del Acuerdo sobre textiles y confección. Sin considerar las potencialidades del textil-hogar, o del diseño de tejidos dirigidos a mercados de alto poder adquisitivo y a la moda, hay que tener conciencia del trabajo de los diseñadores con ultramicrofibras y con nuevos materiales inteligentes que están abriendo nuevas oportunidades al sector: diseño y manufacturación de piezas que almacenan energía solar, mejorando la temperatura corporal o generando electricidad para los objetos personales; elaboración de complementos textiles que incorporan telefonía móvil y reproductores MP3, o la "construcción" de una segunda piel, altamente resistente, con indumentaria muy fina, que reduce el estrés, elimina bacterias, o protege de los efectos del cambio climático. Una serie de avances que otorgan al textil de confección un papel imprescindible en el futuro. Ante estas realidades nadie puede dudar que el sector haya superado con éxito una profunda reestructuración y modernización, habiendo alcanzado los niveles de calidad y valoración que nos permiten mirar al futuro con optimismo. Antoni Garrell i Guiu Director General de la Fundació per l’Escola Superior de Disseny ESDi Artículo publicado en el diario AVUI