Artículos
23 Marzo 2011
Reseña de Antoni Mañach en el Archivo Municipal de Blanes

Cuento El relato es de carácter metarealístico. Los personajes principales son un viajero/navegador suicida y su voz narradora. Uno y otro tienen, entre ellos, una relación extraña, que Antoni Mañach apunta en el escrito. Mañach afirma que es un cuento que deja muchos interrogantes abiertos que sólo el tiempo puede responder. El relato se explica resumidamente de la siguiente manera: hay un navegador que se lanza al fondo de un espejo. Primero lo hace con el apoyo de la voz narradora y posteriormente sin ella, que la abandona porque se espabile. El viajero, desde el fondo del espejo, vive varias historias y se cambia de espejo para explicar otras nuevas. Parece que desde el espejo es observador de mundos metarealísticos. Así, aparecen personajes como Agapito Sansegundo, que pastaba ovejas en Argentina y quería ser poeta, Jessica una piloto de F1 apuñalada por un novelista fracasado o los boludos, unos cabezudos dentro de una bola de cristal. Antoni Mañach destaca la importancia del narrador: según las palabras de Wim Wenders y Peter Handke sin cultura oral la humanidad puede estar perdida. A propósito, pues, de la voz conductora se pregunta si puede ser guía y directora de los viajes literarios o un notario que esconde y tensiona historias con adjetivos, metáforas, etc. Otro aspecto que Mañach aborda son los espejos. Los de Freixenet no son los que nos enseña Lewis Carroll, inductores de estados y ambientes oníricos, esotéricos, etc. Son, a su entender, balcones "ventanas abiertas" a universos particulares que permiten crear mitologías del más allá a la realidad. En este sentido se refiere a Dziga Vertov y su película A man with a movie camera. Apunta si esta manera de ver la realidad que dan los espejos del libro de Freixenet no es la lógica de grabación del cine ojo de Vertov. Una mirada poco ortodoxa que nos descubre una realidad nueva. Según Mañach, esta visión tiene una relación con la "desfamiliarización" vanguardista, que permitía nuevas experiencias visuales. También se interroga si los espejos sirven para lanzar al mundo una mirada crítica desde la intimidad. En resumen, el navegador de fondo del espejo suscita, ciertamente, muchas preguntas y, como reseña el profesor Mañach, hay que leerlo atentamente para poder entender las respuestas.