Artículos
28 Enero 2010
Nuevos materiales para una nueva visión Textil

Encontramos Materio (www.materio.com) en Paris, Material Connexion (www.materialconnexion.com) en Holanda y Mater (www.materio.es) en Barcelona, por citar algunos. La proliferación de estos materiales supone una forma de expandir las tecnologías y sus potenciales usos en nuevas áreas, además de poner de manifiesto la importancia de los mismos como punto de partida para el diseño de un objeto, prenda o espacio). En el caso del sector textil, el creciente interés por la investigación y la innovación en este campo, ha desembocado en un período de colaboración y transferencia de conocimientos entre distintas disciplinas como la electrónica, la informática, la química, la ingeniería o la biología y el textil. Estas "contaminaciones" han permitido un gran avance, sobre todo desde el punto de vista del Diseño. Los nuevos materiales están transformando la visión del textil y ampliando sus posibilidades a la vez que modifican el papel que los tejidos juegan en nuestras vidas, expandiéndolo más allá de la necesidad básica de cubrirnos el cuerpo, si hablamos del diseño de prendas. Disciplinas como la Nanotecnología (campo de las ciencias aplicadas dedicado a la manipulación de la materia a una escala menor, un nanómetro es la millonésima parte de un metro) permiten dotar a los tejidos de propiedades avanzadas como el efecto de auto-limpieza. Tal propiedad se consigue mediante un acabado de nano-esferas que proporciona una fina estructura en la superficie del tejido que impide que traspase cualquier sustancia como agua, aceite y otros líquidos. Otra muestra de materiales textiles con un alto grado de funcionalidad, son los tejidos empleados como implante quirúrgico. La empresa británica Ellis development, se ha especializado en la investigación de textiles para el desarrollo de nuevos implantes que reparan músculos y huesos. Una de las técnicas que emplean para el desarrollo de estos implantes es el bordado, tecnología utilizada actualmente en el diseño de tejidos y prendas, en la que unos hilos se cosen sobre una base flexible, generando formas complejas. Esta tecnología permite una precisa colocación de las fibras e hilos, con una estructura concreta, para que el implante actúe tal y como se ha diseñado. Además, las fibras que los componen, son biodegradables, de manera que una vez hecha su función, se degradan sin dejar restos. Son materiales muy ligeros, adaptables y biodegradables, con los consecuentes beneficios medioambientales. Un ejemplo menos funcional pero no por ello menos apreciable, es la utilización del nitinol en el tejido para generar un movimiento del mismo. El nitinol (acrónimo de Ni-Ti-Naval Ordnance Laboratory) es una aleación de níquel y titanio, que fue descubierta en los laboratorios de la marina estadounidense y que posee unas propiedades de memoria de forma muy potentes. Éstas se manifiestan cuando, después de una deformación plástica, el material recupera su forma tras un calentamiento suave. Un equipo multidisciplinar de investigadores canadienses, desarrollaron unos tejidos que incorporaban, entre otros materiales, la aleación de niquel y titanio. Tal y como se explica en la página web del proyecto (www.xlabs.net), el número de aplicaciones de este material, ha ido aumentando en los últimos años, sobre todo en el campo de la medicina, con el desarrollo de aparatos dentales que ejercen una presión constante sobre los dientes. En su caso, exploraron las distintas formas del nitinol y su integración en los textiles. El resultado fue una colección de 5 prendas electrónicas que utilizan la aleación de memoria de forma para moverse sobre el cuerpo con movimientos lentos y orgánicos. La idea de integrar este componente en el textil es un modo obvio de alcanzar el cambio de forma y generar tejidos sensibles. Son solo algunos ejemplos que arrojan nuevas visiones sobre el textil y constata el gran avance que se está produciendo en el sector. La colaboración con disciplinas ajenas al mismo, da lugar a innovaciones tan potentes como las anteriormente citadas. En este sentido, parece que el futuro de los textiles pasa por pensar y trabajar desde la interdisciplinariedad. Marina Castán. Profesora de ESDi - Departamento de Moda