Artículos
18 Abril 2013
Milán: Los interiores del futuro

Durante el 9 y 14 de éste mes se celebró en Milán el Salone Internazionale del Mobile de Milán. Por sus más de 530.00 metros cuadrados y cerca de 2000 empresas participantes han pasado alrededor de 300.000 habitantes de 160 países diferentes. Con estas cifras es normal que esté considerada como la más importante a nivel mundial dentro del sector del mobiliario. Además este año ha coincidido, en el mismo recinto, las ferias bienales de Euroluce y SaloneUficcio, dedicadas a la iluminación y el equipamiento de oficina respectivamente. Este año la feria se presentaba con el eslogan de Interiors of tomorrow, cosa que, en mi opinión, no se ha visto por ningún lado. Lo que si que ha demostrado con el salón es que las ferias no se valen sin sus estrellas, cosa que parece ser, se han enterado las grandes empresas del sector del mueble e iluminación. No había ninguna gran empresa que no presentara algún producto de mano de su diseñador estrella. Por ejemplo Kartell, presentaba un enorme stand parecido al Taj Mahal con escaparates, cada uno de ellos dedicados a sus fichajes estrella (Patricia Urquiola, Philippe Starck, Nendo, Konstantin Grcic...). Y al Igual que Kartell, otras empresas como Morosso, Magis, Danesse o Cossina entre otras, aportaban como solución al futuro productos creados por sus "grandes" diseñadores; es decir, diseño elitista con nombre como solución para salir de la crisis. Pero el caso más peculiar es el de Vitra, que a parte de lo anterior mente dicho (con los hermanos Bouroullec y Hella Jongerius) el 80% de lo que presenta en el salón son sus grandes clásicos (Jean Prouvé y los Eames), que han sido rediseñados en sus materiales, colores y variantes, como gran aportación. Además parece que las grandes marcas hayan apostado como herramienta para salir de la crisis, la realización de piezas escultóricas, que no se sabe si son productos de producción en serie o productos de pasarela producidos en ediciones limitadas destinadas a la cara más elitista del diseño de producto. Como ya va siendo habitual, en el mismo recinto se celebra el SaloneSatellite donde exponen jóvenes diseñadores de no más de 35 años. Este año se presentaba bajo el lema de Artesanía y diseño: juntos por la industria. En este salón se han podido ver productos más innovadores e interesantes que en el de su hermano mayor, pero todos seguían la misma línea. Productos que se rigen por la moda del "ecodiseño-sexy" en el que parece que solo permite utilizar madera si lacar o pintar, corcho y acero lacado en blanco, verde o azul pastel. En mi opinión, como visitante y profesional del diseño, lo más interesante de la semana del diseño de Milán se cuece en los barrios de la ciudad, concretamente en los de Brera, Ventura/Lambrate y sobre todo, en Tortona. En ellos se organizan fiestas en torno al diseño y el arte, workshops, presentaciones de productos, instalaciones, pop-up stores, conferencias, los showrooms de las firmas más prestigiosas y los estudios abren sus puertas al público y los museos dedicados al diseño son gratuitos durante toda la semana. Es aquí donde se forman sinergias multiculturales y plurisciplinares que crean el caldo de cultivo para futuros productos, aportando, en mi opinión, muchos más estímulos que el propio Salone Internazionale del Mobile. Es muy interesante ver como Milán se trasforma durante una semana en el gran teatro del diseño, donde se puede ver lo mejor y lo peor de ese arte que es el diseño. Animo encarecidamente a los estudiantes de diseño de producto, interiores y multidisciplinar a que se dejen caer por esta gran ciudad durante mínimo dos o tres días en las próximas ediciones de la feria.