Artículos
25 de julio de 2013
Encuentro TEXMEETING by TEXFOR

 

El pasado día 9 de julio tuvo lugar en el DHUB 1 el primer encuentro Texmeeting, organizado por la Confederación de la Industria Textil Texfor, con sede en Sabadell. Esta entidad agrupa las principales asociaciones empresariales del sector textil en España, abarcando todos los ámbitos del mismo: hilatura, construcción de tejidos de punto y calada, estampación, tintura, acabados textiles, manufacturas, marroquinerías, complementos textiles o confección entre otros.

 

El encuentro Texmeeting se planteó con la intención de proporcionar un foro de debate en el que analizar cómo sería el futuro del textil español (y catalán), además de proveer de soluciones a los empresarios del sector y de potenciar o fortalecer el contacto entre ellos. El lema o leitmotiv de esta primera edición fue "La Industria Es Moda" y con él se pretendía poner en relevancia el componente de creatividad y diseño que debería estar implícito en los productos industriales textiles y cómo ambos conceptos juegan un papel fundamental tanto en el entorno del hogar, como en la moda en general.

Este encuentro se componía de cuatro sesiones (de las cuales estuve presente en tres de ellas): tres mesas redondas y una ponencia que incluía casos prácticos. Todos los ponentes formaban parte del mundo textil (la mayoría de ellos como empresarios) y contaban con muchos años de experiencia en sus diferentes campos de actuación.  De todas estas sesiones, me gustaría destacar la primera porque fue en la que más datos se aportaron y la que mayor influencia puede tener en las nuevas generaciones de diseñadores y empresarios del ámbito textil.

 

Esta primera mesa redonda recibió el nombre de: "El diseño textil, eslabón fundamental en la cadena de la moda"  y la formaban: Pilar Riaño (modaes.es) como moderadora y Josep Domínguez (Fil Katia), Rosa Pujol (Gratacós), Josep Espígul (Texprint), Gloria Jover (EGJ) y Josep Mª Donat (TCN) como ponentes.

Todos ellos pedían que el sector textil repensara su situación y que aunaran fuerzas para recuperar la industria textil catalana que tanto peso tuvo no mucho tiempo atrás. Las cinco personas allí presentes, estaban de acuerdo en que los conocimientos, las técnicas y la creatividad están ahí, solamente hay que hacerla reflotar, por lo que el planteamiento, por parte de casi todos los ponentes, era bastante positivo e impetuoso.

Se habló mucho de números y de temas económicos del sector textil y moda, llegándose a la conclusión de que, industrialmente es una parcela bastante rentable porque genera consumo. Y si a este consumo le sumamos valor añadido, se generaría un mayor movimiento de la economía de nuestro país. Así, se planteó un nuevo modelo económico para el sector, basado en tres ejes fundamentales: industria, internacionalización e innovación. No se definieron por completo, pero se mencionó que la industria, en términos de infraestructura y saber hacer ya estaba (y en parte sigue estando aunque sin actividad de ningún tipo), la internacionalización podría conseguirse de dos formas: por medio de costes bajos o añadiendo a los productos textiles una mayor cantidad de valor añadido y la innovación puede conseguirse por medio de la creatividad y el diseño. Estas líneas resumen el nuevo modelo a nivel económico planteado para el sector textil.

Una vez mencionados todos los datos, se pasó a discutir el estado actual de la moda como ámbito general, distinguiéndose entre Imagen vs. Materia. En este sentido, Josep Espígul comentó que: "La materia es la base de la moda, y debería enseñarse y aprenderse mucho antes que a diseñar por ordenador".  Josep Domínguez por su parte, añadió que: "Mandan la imagen y el precio en los departamentos de diseño y se ha perdido el oficio, se busca la copia fácil y la calidad del producto pasa a un segunda plano"  y "Crear es caro y está muy mal valorado, copiar es rápido y rentable". Respecto de esta misma idea Josep María Donat sentenció que: "La moda de hoy en día es un club de la copia". Y finalmente Gloria Jover cerró el debate diciendo que: "La gente pasa por encima de la ropa en las grandes superficies (literalmente) y no las valora, porque no les hemos enseñado a valorarlas".

 

Como se observa, todos los ponentes estaban de acuerdo en que nos encontramos en un mundo dominado por la imagen, y que la materia ha pasado a un segundo plano. 

Todas estas alusiones al estado actual de la moda, llevaron a los allí presentes  a analizar qué situación atraviesa este sector en relación al consumo. Así, Josep María Donat explicó que: "La moda se ha convertido en el mundo de la velocidad. Y es ésta velocidad la que acaba con ella, con los sectores de la moda y con el consumo de la moda". A lo que Josep Espígul añadió: "Tarde o temprano, el consumidor se cansará de tanta rapidez, de camisetas a dos euros y empezarán a valorar la materia y el trabajo que conlleva hacer una prenda".

Todos concluían que, el hecho de modificar las temporadas en el mundo de la moda lo ha trastocado por completo y el querer llegar de la manera más rápida al consumidor ha terminado por hundirlo. Este ritmo vertiginoso tiene a los empresarios del sector con el agua al cuello y el motivo es el siguiente: las empresas no tienen tiempo de ser creativos a nivel de diseño, tejidos, acabados...si quieren competir en el mercado con los grupos de su mismo target 2. Por eso se acaban abaratando costes y "copiando" lo que hace el de al lado, porque al fin y al cabo, son las ventas lo que los mantiene a flote.   

 

Además, se tocó el tema del estado actual de la moda en relación al mundo académico y todos los ponentes estaban de acuerdo en que hoy en día existe una gran desconexión entre ambos, y fueron muy críticos al respecto. De esta forma, Josep Domínguez opinaba que: "Se necesita una base más técnica de estampados, hilaturas, tejidos...y no existe. Se educa a los diseñadores para hacer dibujitos, y no para tener conocimientos de moda". También añadía que: "Hay que recuperar y fomentar el oficio, porque en este momento hay muchos sectores de la moda en los que no hay sustitución posible, cuando se jubilen las personas que trabajan en él, se acaba el sector, ya que los jóvenes diseñadores no están preparados para asumir tareas de tintura, de hilatura, de estampación o de creación de tejidos...". Además, Gloria Jover apuntaba que: "Hay una separación total entre el ámbito académico y el industrial, los alumnos deben aprender a diseñar con la maquinaria específica al lado, no como la teoría por un lado y la práctica por otro, sino la formación siempre será incompleta".

La segunda mesa redonda llevaba el nombre de "Internacionalización: logros y nuevos retos" y se componía de Lidia Heredia (TV3) como moderadora, y Enrique Garrán (Grupo Tavex), Montserrat Figueras (Nylstar), Jordi Puig (Textil Puig Ubach) y Josep Generó (Yerse) como ponentes. En ella, se aludía al tema de la expansión y el crecimiento de las empresas a nivel internacional. Todos los ponentes contaron su caso y concluyeron que, para una empresa siempre es importante crecer internacionalmente, pero hay que saber con quién se hace y cuando es el momento. Se preguntó a los ponentes sobre las dificultades de expansión con las que se habían encontrado y las respuestas fueron muy variadas. Sobre todo, destacaban las diferentes barreras impuestas comercialmente para acceder a otros países: aranceles, cambios de moneda, barreras tecnológicas, culturales, administrativas, de infraestructuras, energéticas, ambientales...y una larga lista continuaría dependiendo del país al que queramos acceder.

Me pareció muy interesante una frase de Jordi Generó en la que sentenciaba: "Los retos deben estar dentro de la empresa y no fuera de ella. Si solamente miramos fuera, dejamos desnudo el interior. Si haces crecer la empresa desde dentro, por sí misma se expandirá fuera. Es fundamental que la empresa se evalúe a sí misma constantemente".

Además, hablando del tema de la expansión, Jordi Puig hizo referencia a una idea que me parece primordial en el diseño, la responsabilidad social: "Hay que tener en cuenta la responsabilidad social a la hora de expandirse: ¿Cuántos puestos de trabajo tengo a mi cargo? ¿Puedo asumirlos?  ¿Cómo repercute eso en mi empresa en su estado actual?".

 

Otra idea destacable durante esta mesa redonda  fue la mencionada por Enrique Garrán, según el cual: "Lo más importante en una empresa son el equipo que la componen y la materia gris que éstos puedan aportar. Y la producción es uno de los temas más relevantes a la hora de internacionalizar cualquier negocio; pero eso sí, lo realmente importante es llevarla a cabo en el lugar más eficiente (por cuestiones de calidad, de logística o de personal cualificado) y no en el más barato". De esta forma, estableció una crítica al método de producción actual basado en el mercado asiático, que tanto daño a hecho al sector en general y a Cataluña en particular.

 

La siguiente sesión era una ponencia titulada: "Emprendedores en la moda, financiar la creatividad" y la llevaron a cabo David Garrofré (ESBAN), Miquel Ridao (Sensingtex) y Joan Reixach (Nooem). En ella, cada uno de los allí presentes expuso su modelo concreto de negocio, desde el punto de vista del emprendedor, exceptuando  el primer caso, el de David Garrofré. Éste expuso las diferentes vías que puede encontrar un emprendedor para obtener financiación. Además explicó el concepto de "Business Angel", cómo encontrarlos y qué soluciones nos pueden ofrecer. Fue una exposición más económica y relacionada con los modos de inversión o financiación, que no tanto un ejemplo de emprendedor.

El segundo caso, el de Miquel Ridao, fue muy clarificador, porque además de mostrar el tipo de producto que hacen, explicó los 10 mandamientos que debe tener siempre en cuenta un emprendedor, y que fueron dictados por Guy Kawasaki (actividades emprendedoras):              1- Ofrece sentido y no dinero: vende sensaciones. 2-Trabaja con un mantra, y no con una misión: defina el valor de su empresa y su objetivo. 3-Escoja y encuentre su nicho de mercado: el sector final al que se dirigirá su producto. 4-Renovarse siempre: actualizarse y estar enterado de lo que pasa a nuestro alrededor. 5-Trabaja con diseños inteligentes, que contengan funcionalidades exclusivas. 6-Sáltate las curvas: focaliza en lo esencial. 7-No se debe perder el tiempo en perfeccionar, sino en vender: no quiere decir crear un producto malo, sino lo mejor que sepas aunque tenga fallos. 8-Beneficia al cliente. 9-No impidas que broten las flores: esta idea tiene dos sentidos, por un lado respeta la naturaleza, y por otro, no cierres la puerta a imprevistos o clientes inesperados (deja que broten).  10-En cuanto  a los inversores, sigue la idea del 10-20-30: 10 transparencias (hazlo simple), 20 minutos (no aburras ni intentes explicarlo todo) y 30 como tamaño de la tipografía que utilices (hay que ser claros y concisos). Creo que todas estas ideas pueden dar una cierta perspectiva a personas con intención de emprender cualquier tipo de negocio o actividad comercial, por eso me parecen relevantes.

 

Por último, Joan Reixach expuso su caso: la empresa Nooem. Se trata de una asociación formada por dos componentes que se dedican a crear soluciones textiles para las nuevas tecnologías: fundas para móviles, ipads, ordenadores...Explicaron que sus puntos fuertes eran dos: el hecho de producir sus productos en nuestro país (entre Andalucía y Cataluña) y el de trabajar con imágenes de artistas poco conocidos que aportan soluciones de estampación más creativas o artísticas que las de la competencia. Estos productos eran exportados a multitud de países interesados en la calidad e innovación a nivel gráfico que los empresarios proponen.

 

Como conclusión a toda esta jornada de charlas, diálogos e intercambio de ideas, puedo decir que la experiencia fue muy positiva porque me permitió observar el mundo de la moda desde otra perspectiva, analizar datos concretos e intuir por dónde irá la industria textil de cara al futuro. De todas las ideas que se comentaron se me quedó grabada una con la que además, me gustaría concluir este artículo.

Esta idea es la falta de personal cualificado para la industria textil, que se da en la generación de diseñadores actual y se dará en futuras. La mayor parte de ponentes se quejaron de que la base de la moda pasa por el conocimiento del tejido (de punto y calada), y que al igual que se sabe hacer un patrón de una manga, se deben conocer las características de la materia con que se va cubrir. Personalmente estoy de acuerdo, porque el enfoque actual de las escuelas de diseño en general, deja de lado esa parte más manual, táctil, sensible y a la vez industrial, para llegar a la parte final del proceso de diseño. Algunos de los ponentes se lamentaban, en un tono un tanto irónico, de que los diseñadores de hoy en día saben hacer "dibujitos" pero no el número de hilos por centímetro cuadrado de un determinado tejido o las características que éste puede ofrecer una vez montada la prenda.

Además, proponían un tipo de enseñanza en el ámbito del diseño, teniendo en cuenta esa parte práctica e industrial que implica el diseño: cuanto mayor conocimiento de los materiales que tenemos a nuestro alcance absorbamos, mejores diseñadores seremos. Propuesta a la que yo también me sumo y que, en mi opinión fortalecería la creatividad de cualquier diseñador.

 

Finalmente añadir que desde Texfor se están haciendo esfuerzos por recuperar el aprendizaje del mundo textil y su industria, y con este objetivo, se volverán a ofertar cursos en las escuelas de Canet (género de punto) y Terrassa (género de calada) para intentar conseguir alumnos más técnicos y especializados en el ámbito puramente textil (aplicable a la moda o no).

Esperemos que este sector vuelva a coger fuerza y regenere la industria de este país. Y que las nuevas generaciones de diseñadores cuenten con un plus de conocimientos a nivel de materiales y maquinaria que, al parecer, se fue perdiendo por el camino.   

 

1 Museo del Diseño de Barcelona

2 Grupo potencial y objetivo de personas a las que se dirige tu producto

 

Cristina Real Domínguez (25.07.2013)

 

Cristina Real