Artículos
05 Octubre 2012
El diseño social

El diseño es una herramienta importantísima para el desarrollo de la industria y debe su razón de ser a la revolución industrial y a la producción en serie. Su potencial hace que sea una herramienta clave en la divulgación de los valores culturales de cualquier comunidad. Además, se convierte en el elemento que la industria emplea desde la modernidad para identificar y comunicar valor. Es a partir del dominio de unas técnicas específicas, que proceden del ámbito de las Ciencias Sociales, como los diseñadores son capaces de dotar de información a los productos que generan. Por otra parte, estos productos deben adaptarse a las limitaciones propias del proceso productivo, a las restricciones presupuestarias, a los tiempos establecidos… Así, la finalidad última del diseño es dar una respuesta singular y novedosa, que destaque en el mercado porque sea capaz de dotar a los productos de valores diferenciales. Además, el consumidor o usuario debe percibir estos valores con sólo visualizar el producto Desde el punto de vista social, el diseño es una plataforma extraordinaria de mejora de los bienes de consumo al servicio de la empresa y de los ciudadanos. Esta disciplina puede contribuir a mejorar las condiciones de vida de los menos favorecidos a partir del desarrollo de técnicas y útiles que se adapten a sus necesidades. Abordar la investigación en diseño a partir del conocimiento Humanístico, nos permite proponer a la sociedad nuevos formatos que aumentar la calidad, la funcionalidad, la estética, la sostenibilidad y la seguridad de los productos y servicios que necesita la sociedad contemporánea. Además, el diseño basará su metodología en la posibilidad de ofrecer respuestas ergonómicas, innovadoras y educativas a los problemas sociales relacionados con objetos o servicios de interés común. Y desde el diseño social, además, perseguimos ofrecer estas respuestas a colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión. Se trata de un trabajo que se aborda desde la interdisciplinariedad en el que se involucrarán investigadores de todos los ámbitos del diseño para desarrollar tareas de integración en su entorno social. En ESDi llevamos tiempo trabando en esta línea, lo que nos ha conducido a poner en marcha proyectos de investigación aplicada con una finalidad social. Y creemos que la metodología que empleamos nos permite poner al servicio de la comunidad todas las ventajas que tiene el diseño social. El diseño cooperativo, además, da lugar a una relación interesante entre usuarios y diseñadores, cuyas propuestas pueden ser analizadas, conceptualizadas y desarrolladas de una forma eficiente.