Artículos
26 de agosto de 2013
El coste laboral no es la clave

En la línea de las nefastas recetas que la troica ha aplicado en otros países con sobre endeudamiento, el FMI, con la rápida adhesión del señor Olli Rehn, propuso recortar los salarios al Estado español un 10%, afirmando que permitiría crear ocupación y consolidar las exportaciones.

 

Una afirmación de este tipo tiene un doble componente. Por un lado el convencimiento de que las exportaciones españolas sólo pueden competir en los mercados globales por coste, renunciando a la competencia por productos que interioricen los avances técnicos y científicos gracias al proceso integrador que aporta el diseño, y por otra parte, presupone que el problema de todos los males reside en el coste de los salarios. Sin olvidar que rebajar un 10% el salario contraería todavía más el mercado interior y nos abocaría a una recesión insoportable, hay que afirmar con contundencia que los dos aspectos implícitos a la propuesta del FMI no se ajustan a la realidad y faltan a la verdad.

 

Podéis leer el artículo completo aquí:



Antoni Garrell