Artículos
12 de enero de 2017
Las leyes anti-Photoshop o los dilemas del retoque fotográfico en el campo del diseño publicitario

En la sociedad actual de la imagen, la fotografía ha alcanzado un estatus privilegiado entre los medios de representación visual, que le confiere una responsabilidad singular en la configuración del imaginario colectivo de occidente y que afecta particularmente la visión de nuestro propio cuerpo tanto desde el punto de vista individual como colectivo. Es un hecho evidente que, en el mundo contemporáneo, el paradigma de belleza está inevitablemente condicionado por los referentes impuestos por la publicidad en los medios de comunicación de masas (mass media), muy específicamente a la gráfica asociada al diseño de moda. Como es sabido, este ideal antepone la juventud y la delgadez a cualquier otro atributo físico y, en la última década, se ha ido sublimando hasta hacerse irreal, alejado de la verdadera apariencia física de las personas, debido en gran medida de la capacidad del medio fotográfico para hacer creíbles imágenes manipuladas.


La influencia de esta estética es tal que, para ajustarse a este paradigma de absoluta estilización, incluso las modelos y celebridades, caracterizadas por su belleza y carisma, deben pasar por las manos expertas de un profesional del retoque fotográfico capaz de adecuar las texturas de la piel y los volúmenes del cuerpo al quimérico canon establecido.




Artículo escrito por Ricard Guixà, doctor por la Facultad de Bellas Artes de Barcelona y profesor de Escuela Superior de Diseño ESDi. Originalmente publicado en la revista Cuaderno, Febrero 2013.